Doblaje: Una pasión



Cuando era una niña tuve la inmensa suerte de crecer en la era del Anime, cuando Telecinco llegó a España y se creó el Xabarín Club, y también, por supuesto, bajo la influencia de las princesas Disney.


​También tuve la suerte de que mi padre tuviera uno de los mayores tesoros con los que un niño puede soñar: Una guitarra.

Gracias a eso, desde muy pequeña, pude entender la importancia de la voz y el sonido.

​El doblaje se convirtió en mi pasión, mi fantasía y, finalmente, mi futuro.

Me apunté a grupos de teatro y realicé dos cursos de doblaje en Centramedios (A Coruña) que me dio las habilidades necesarias para convertir mi sueño en realidad.

Desde entonces he trabajado en documentales, audiolibros y  voiceovers para proyectos independientes y a través de la página Voice123.

Si quieres escuchar algunos ejemplos de mi voz, haz clic aquí.
Comments